martes, 29 de noviembre de 2016

1991, cuando entrevisté al Necio





Era una adolescente bastante atrevida y tonta, lo segundo aún perdura... Fue la primera entrevista que hice a un artista internacional para un medio de Córdoba. Recuerdo su humor ácido ante mis preguntas "tontas" y siempre llevándolo para nuestro país con cierto narcisismo. 
Pasó algunas preguntas en claro que aún conservo en un cassette 
-¿Qué opina del tango? 
"Preguntale a Julio Iglesias" (en ese momento Julio había sacado un Cd de tango) 
¿Cómo se formó la "Nueva trova cubana" 
“Tú tienes idea qué es el "nuevo cancionero"?
-Le dije: si claro, el de Mercedes Sosa, Carlos Alonso, Oscar Matus, entre otros y me dijo. 
"Bueno chica, gracias a ellos nos inspiramos nosotros"  
- ¿Cómo armó un sello discográfico en Cuba?, un país lejos de la mediatización y globalización 
“Los cubanos podemos ser socialistas en un país comunista, porque ser comunista en un país de derecha es más fácil que ser de izquierda en un país de izquierda. Sabes tu lo que es el orgullo por tu lugar? Bueno, más o menos eso me contestó.
y por último le dije que me defina a Fidel en una palabra, me miró y con un dedo indicó al CD "Días y flores" 
"Escuchá la canción "Esta canción" 
Muchos años después comprendí que era una biografía personal de Fidel....  




Esta canción


(Silvio Rodríguez)

Me he dado cuenta de que miento.
Siempre he mentido,
siempre he mentido.

He escrito tanta inútil cosa,
sin descubrirme,
sin dar conmigo.

No amar en seco, con tanto dolor,
es quizá la última verdad
que queda en mi interior,
bajo mi corazón.

No sé si fue que malgasté mi fe
en amores sin porvenir,
que no me queda ya
ni un grano de sentir.

Yo sé que a nadie le interesa
lo de otra gente con sus tristezas.

Esta canción es más que una canción,
y un pretexto para sufrir.**
Y más que mi vivir,
y más que mi sentir.

Esta canción es la necesidad
de agarrarme a la tierra al fin,
de que te veas en mí,
de que me vea en ti.

Yo sé que hay gente que me quiere.
Yo sé que hay gente que no me quiere.

https://www.youtube.com/watch?v=6SOTOR1WNcg




martes, 1 de noviembre de 2016

Mientras las bombas de afuera dominen las voces de dentro, aquí seguiremos…

Carlos Fuentes en el presente aunque este en su larga noche de ausencia.
No hay un solo país inocente en el mundo, no hay una sola cultura inocente. América Latina es una cultura de una profundidad y continuidad ejemplares que nunca se ha roto, que nada la ha podido interrumpir frente a constantes fracasos políticos y económicos. Nuestra vida política y económica es la historia de múltiples fracturas, una tras otras. En cambio nuestra cultura no las sufre, es una línea continua y en ascenso, en la que el pasado se va acumulando, añadiendo al presente y proyectando al futuro, lo que es, finalmente, la función de la cultura y que nunca nos ha fallado. Incluso en países que han atravesado tremendas crisis, se ve que la cultura ha seguido floreciendo y ahí se puede hablar de la Argentina, porque ustedes tienen un cine, un teatro, escritores, tienen veinte mil pruebas del extraordinario vigor y continuidad de la cultura argentina. ¿Cómo trasladar esa continuidad y vigor a la vida política y económica? Ese ha sido un gran problema interno de América Latina. Un gran educador mexicano, José de Vasconcelos, primer Secretario de Educación de la Revolución Mexicana, lo resolvió en todos los niveles. A nivel básico, alfabetizó al país que era en un noventa por ciento iletrado. En 1920 inició la campaña de alfabetización. Al mismo tiempo, le entregó los murales a Rivera, Siqueiros y Orozco, y publicó los clásicos de la Universidad de México: Plutarco, Platón, Virgilio, Dante, etc. A él le decían ¿para qué publicar estos preciosos libros, que son lindos, en un país de analfabetos? La respuesta era: para que tengan algo que leer cuando dejen de ser analfabetos y lean a Homero y no a Superman. De manera que hay propuestas muy creativas de la cultura. Vasconcelos es un ejemplo a seguir, yo creo, en toda América Latina. Esa es la apuesta al futuro: la apuesta de que va a haber lectores, bibliotecas, que va a haber interés, creadores artísticos, museos, películas. ¡Sí, claro que las va a haber! Hay que apostar aunque por el momento parezca muy difícil la situación, hay que hacer esa gran apuesta cultural siempre, porque si algo nos ha salvado es nuestra cultura, es lo más precioso que tenemos, es nuestro capital humano. Se puede seguir escribiendo, siempre! mientras haya humanidad, un hombre podrá escribir un poema a los ojos de una mujer bonita, para no darle la razón a los terroristas y a los dictadores. “¿Qué tragedia y barbarie mayor que las del Holocausto que produjo Hitler?”. De esta manera, tal como sucediera luego de la Segunda Guerra Mundial, cuando Paul Célan respondió con un poema a la sentencia de Theodor Adorno acerca del fin de la poesía, luego de la locura de Auschwitz, renovamos con Fuentes nuestra esperanza de construir un futuro mejor, lejos de las bombas y la intolerancia y con raíces en la cultura y la palabra.”: Carlos Fuentes (Buenos Aires, 1 de Noviembre del 2001) La entrevista fue realizada para Sitio al margen por Mercedes Giuffré y Pablo Rodríguez Leirado.